9 de septiembre de 2010

Los Árboles



Los árboles son santuarios. Quien sabe hablar con ellos, quien sabe escucharles, aprende la verdad. No predican doctrinas y recetas, predican, indiferentes al detalle, la ley primitiva de la vida.
Un árbol dice: en mi se oculta un núcleo, una chispa, un pensamiento, soy vida de la vida eterna. Es única la tentativa y la creación que ha osado en mí la Madre eterna, única es mi forma y únicas las vetas de mi piel, único el juego más insignificante de las hojas de mi copa y la más pequeña cicatriz de mi corteza. Mi misión es dar forma y presentar lo eterno en mis marcas singulares.
Un árbol dice: mi fuerza es la confianza. No sé nada de mis padres, no sé nada de los miles de retoños que todos los años provienen de mí. Vivo, hasta el fin , el secreto de mi semilla, no tengo otra preocupación. Confío en que Dios está en mí. Confío en que mi tarea es sagrada. Y vivo en esa confianza.
Cuando estamos tristes y apenas podemos soportar la vida, un árbol puede hablarnos así: ¡Estate quieto! ¡Estate quieto! ¡Contémplame! La vida no es fácil, la vida no es difícil. Estos son pensamientos infantiles. Deja que Dios hable dentro de ti y enseguida enmudecerán. Estás triste porque tu camino te aparta de la madre y de la patria. Pero cada paso y casa día te acerca más a la madre. La patria no está aquí ni allí. La patria está en tu interior, o en ninguna parte.




Esto susurra el árbol al atardecer, cuando tenemos miedo de nuestros propios pensamientos infantiles. Los árboles tienen pensamientos dilatados, prolijos y serenos, así como una vida más larga que la nuestra. Son más sabios que nosotros, mientras no les escuchamos. Pero cuando aprendemos a escuchar a los árboles, la brevedad, rapidez y apresuramiento infantil de nuestros pensamientos adquieren una alegría sin precedentes. Quien a aprendido a escuchar a los árboles, ya no desea ser un árbol. No desea ser más que lo que es. Esto es la patria. Esto es la felicidad.


5 comentarios:

Mariano dijo...

No, yo iba pero dejé, después me arrepentí. Ahora no me dan los tiempos, pero espero en algun momento de mi vida poder empezar.
Muy interesante lo del violoncello, a mi también me gustaría aprender a tocar otro instrumento ademas de la guitarra.

LetySP dijo...

me ha encantado ^^ te expresas realmente bien .
Yo tambien escribo:
http://solounavezmmas.blogspot.com/

Besos.

Mimí Lucero dijo...

Muy bueno lo tuyo, me interné en tu "mundo"...la música me atrapó!
Abrazos
Mimí
www.mimilucero.blogspot.com

Mimí Lucero dijo...

Muy bueno lo tuyo, me interné en tu "mundo"...la música me atrapó!
Abrazos
Mimí
www.mimilucero.blogspot.com

el ecologista dijo...

Debes saber que los arboles son sagrados , tu que estas en mundo tan austral, donde aun hay arboles de pie que nacieron hace 1000 años, hoy que el negocio de la madera prima entre los que producen papel, talan 300 millones de arboles adultos al año, para producir papel y carton solamente, no hablo de cimbras o muebles esa es otra remora, cuando tengas un problema de fondo hablale a un arbol grande con el corazon y te iluminara para resolverlo. Salu2

.

Mi foto
Quilmes, Buenos Aires, Argentina