4 de marzo de 2010

Fleurs



Desde una grada de oro. -entre los cordones de seda, las gasas grises, los terciopelos verdes y los discos de crital que se ennegrecen como bronce al sol.- veo a la digital abrirse sobre un tapiz de filigranas de plata, ojos y cabelleras.

Piezas de oro amarillo sembradas en el ágata, pilares de caoba soportando un domo de esmeraldas, ramilletes de satén blanco y finas varas de rubi rodean la rosa de agua.

Como un dios de enormes ojos azules y formas de nieve, el mar y el cielo atraen a las terrazas de mármol a la muchedumbre de jóvenes y fuertes rosas.

1 comentario:

Julieta dijo...

me caés bien. y te puse en mis links. y sí, el libro ese es muy buen libro, así que si lo lees seguro te va a gustar.
un beso !

.

Mi foto
Quilmes, Buenos Aires, Argentina